La gente exitosa generalmente es gente saludable que cuida su tiempo y lo invierte en lo que verdaderamente vale la pena y lo hace inteligentemente.

El éxito de una persona depende en gran medida de su estado de salud integral que, según la Organización Mundial de la Salud, tiene una definición concreta: es el estado completo de bienestar físico, mental y social que tiene una persona.

La salud física, corresponde a la capacidad de una persona de mantener el intercambio y resolver las propuestas que se plantea y se explica por la historia de su adaptación al medio, por lo que sus estados de salud o enfermedad no pueden estar al margen de esa interacción.

La salud mental, es el rendimiento óptimo dentro de las capacidades que posee, relacionadas con el ámbito que la rodea. La salud radica en el equilibrio de la persona con su entorno de ese modo, lo que le implica una posibilidad de resolución de los conflictos que le aparecen.
La salud social, que representa una combinación de las dos anteriores: en la medida que el hombre pueda convivir con un equilibrio psicodinámico, con satisfacción de sus necesidades y también con sus aspiraciones, goza de salud social.

La OMS, luego de caracterizar el concepto de salud, también estableció una serie de componentes que lo integran: el estado de adaptación al medio (biológico y sociocultural), el estado fisiológico de equilibrio, el equilibrio entre la forma y la función del organismo (alimentación), y la perspectiva biológica y social (relaciones familiares, hábitos).
Una persona exitosa generalmente tendrá un equilibrio en todos los componentes que implican un estado saludable y es responsable de manera consciente del control de riesgos que puede generar alguna alteración en ese equilibrio.

Sin embargo, la mayoría de los seres humanos no somos conscientes ni responsables de nuestro bienestar y esto repercute directamente en el éxito que tenemos en todo aquello que nos proponemos, porque la salud, al igual que el éxito, requieren buenos hábitos y disciplina.

El cáncer es un gran número de enfermedades y está caracterizado por un desorden en el crecimiento de las células, es, curiosamente una falta de equilibrio y una desarmonía total que mucho tiene que ver con un estilo de vida saludable… es un fracaso del sistema inmunológico. Nuestro cerebro, nuestra actitud y nuestros pensamientos influyen determinantemente a la hora de contraer las enfermedades o curarlas. De este modo, nuestras emociones son un arma de doble filo porque nos pueden ayudar a curarnos, pero si son negativas también pueden hacernos enfermar.

Si llevamos una vida llena de mal humor, ira, envidia, miedos o preocupaciones nuestro organismo y nuestras defensas se van a ver mermados y esto está testado en diversos estudios.

Nuestro sistema inmunológico reacciona a nuestras emociones, que a su vez producen hormonas como la epinefrina, la norepinefrina o la adrenocorticotropina que están vinculadas con el nivel de estrés.

Por ello, cuando estamos en situaciones de estrés nuestro organismo percibe amenazas y toma medidas para presentar sus defensas a estas amenazas. Se incrementa nuestro ritmo cardiaco aumenta la presión de la sangre etc.

Cuando se mantienen situaciones de estrés durante mucho tiempo el hipotálamo entra en acción tratando de producir endorfinas con el fin de producir la relajación.

Cuando a una persona se le ha diagnosticado cáncer, su actitud frente a esta enfermedad es determinante y las posibilidades que hay de superarlo no dependen para nada del tipo de cáncer que se haya diagnosticado, puesto que no existen dos cánceres iguales, ni tampoco dos mentes iguales.  Por ello en PROONCAVI A.C. recomendamos que analicemos algunos de los hábitos de la gente exitosa porque tal vez nos den la pauta para reducir nuestros riesgos de tener cáncer y si enfermamos, para recuperar la salud.

Hoy nos enfocaremos a analizar sus hábitos de descanso y sueño.

Estudios de la NSF (Fundación Nacional del Sueño en EEUU) comparan la falta del sueño y sus efectos con los provocados por el exceso de alcohol con todos los riesgos que esto conlleva; lentitud en su capacidad de respuesta, el sistema de alerta baja, así como la capacidad analítica y de juicio y el riesgo de sufrir accidentes.

¿Qué hábitos tiene la gente exitosa a la hora de dormir que pueden servirnos para reducir los riesgos de tener algunos tipos de cáncer y/o, bien para recuperar la salud?:

De acuerdo a Helios Herrera, director general de HH Consultores: desarrollo humano para la Productividad, estos son los 10 hábitos saludables comunes:

1. Leen un libro: A la gente que lee se le nota, a la gente que no, también. Así como nutres tu cuerpo, nutre tu mente y tu espíritu, esto solamente lo logras a partir de adquirir el maravilloso hábito de la lectura. Antes de dormir no leas cosas técnicas de tu trabajo, no mails ni mensajes, sino un libro de calidad. El leer antes de dormir te ayuda a "ir apagando" el cuerpo y el cerebro, desconectándolo un poco de la realidad y del día a día para conciliar mejor el sueño. Esto te ayudará a desconectarte también de los aparatos electrónicos; obvio no lo leas en tu teléfono o tableta, ya que te verás tentado a revisar tu correo o redes sociales, además de que la luz de la pantalla puede afectar tu ciclo de descanso. ¿Si ya estuviste literalmente todo el día "pegado" a tu celular, computadora o tableta, crees que el mundo se acabe o el negocio no se cierre porque treinta minutos antes de dormir no lo usaste? Creo que no.

Este es un buen momento para que ponderes que tan adicto, dependiente o codependiente eres tanto del trabajo como de la tecnología.

2. Se desconectan del trabajo: La mejor manera de despertar con la energía y la vitalidad suficiente para funcionar y producir al día siguiente es tener un "tiempo fuera" con el trabajo.  Las personas verdaderamente exitosas no hacen nada relacionado con trabajo justo antes de dormir, entienden y asumen que ya trabajaron todo el día de manera necesaria y hasta de más, es por esto que no tienen la necesidad de revisar de manera obsesiva su correo electrónico, y tratan, aunque les cueste mucho esfuerzo, de no pensar en cuestiones relacionadas con el trabajo.

Un estudio reciente hecho por la escuela de medicina de la universidad de Harvard, dice que, si asocias tu cama con el trabajo, te va a ser mucho más difícil el relajarte allí, así que se vuelve esencial que reserves tu cama sólo para dormir y para tener sexo. Tampoco fue hecha para comer.

Michael Woodward, PhD., psicólogo organizacional y autor del libro "El plan que," cita: "La última cosa que necesitas es estar acostado en la cama pensando en un correo electrónico que acabas de leer de tu jefe que no puede dormir".

Al menos date media hora antes de revisar tu último correo para meterte en la cama, realiza esta desaceleración en tu cerebro y tus horas de sueño, sean muchas o pocas, serán mejores.

¿Conocen mejor forma de desconectarse del trabajo que haciendo el amor? o ¿Leyendo? Si terminando cualquiera de estos felices actos vuelves a enchufarte al trabajo ya le diste en la torre a los efectos sedantes y placenteros de estas actividades.

3. Se desenchufan por completo.

Sheryl Sandberg, la número 2 en facebook después de Mark Zuckerberg tiene la sana costumbre de apagar su celular por la noche, si ella puede hacerlo tú ¿por qué no? Ella trabaja para una empresa de tecnología, pero sabe perfectamente cuando desconectarse, y ya a la mañana siguiente revisa, descansada y con energía su correo y es cuando empieza atender sus pendientes, que han de ser muchos; pero se permitió dormir alejada del celular y esto le permitió "re cargarse".

Según datos de la National Sleep Foundation (Fundación Nacional del Sueño) el 95% de las personas utiliza algún dispositivo electrónico antes de dormir lo cual les genera problemas para dormir y el hacerlo por menos horas de las necesarias.

Desenchufarte implica no meterte a tu correo electrónico antes de dormir, esto va más allá, también es no caer en la enorme tentación de las redes sociales o el Candy Crush.
Investigaciones han arrojado como resultado que el contacto con cualquier tipo de pantalla no hace nada bien. Los usos excesivos de estas hacen que el desarrollo del cerebro se detenga y se creen nuevos síndromes como el FOMO o la vibración fantasma.

Estudios realizados en Noruega y publicados en la revista médica BMJ Open arrojan datos duros: quienes utilizan dos o tres aparatos electrónicos antes de dormir (incluida la televisión) tienen un 50% de probabilidad de dormir menos de cinco horas que quienes usan uno. Pero los que usan más de cuatro (tableta, celular, computadora y televisión, por ejemplo) incrementan hasta en un 75% el riesgo de afectación del sueño.

¿Por qué sucede esto? Es muy simple, la luz del teléfono imita a la del sol, le dice al cerebro que es "de día" lo cual bloquea la producción de melatonina, una hormona que se encarga de regular el ritmo circadiano y que le dice al cuerpo cuando es hora de dormir y de despertar.

Esto llevado al extremo podría llevarte no sólo a la falta de sueño, sino a problemas de visión, el cáncer y la depresión.

El Huffington Post se tomó muy en serio esto y realizó diversas publicaciones cuando su cofundadora, presidente y editora en jefe Arianna Huffington sufrió un colapso por agotamiento y por falta de sueño, después de lo cual renovó por completo su enfoque a dormir, e invitando a dormir afuera de su habitación a los iPads, Kindles, lap tops y celulares.

Así que apaga tu teléfono ya que cualquier destello, vibración o sonido afectarán tu ciclo de sueño REM.

4. Hacen una lista de tareas.

Si te quedas dándole vueltas a las cosas y pensando todo lo que tienes que hacer al día siguiente, o pensando en lo que tienes que levantarte a anotar para que no se te olvide, o peor aún te dices: "mañana que me levante anoto esto o aquello que tengo que hacer …" serán como terroríficos fantasmas que te ronden por la cabeza toda la noche. ¿Crees que puedas dormir y bien con tanta cosa en la cabeza?

Esta lista puede incluir: tu agenda de citas, reuniones, eventos, recordatorios, proyectos, planes y metas. Prioriza sobre ellas, analiza su nivel de importancia, establece una diferencia entre las cosas urgentes y las verdaderamente importantes. Al hacer esto evitarás que las importantes se vuelvan urgentes. Por ejemplo: tu salud, tu familia, el control de tu vida

Si dejas todo listo en tu mente para la mañana siguiente ¿por qué no dejar lista la maleta del gimnasio, el desayuno, refrigerios y el atuendo para el día? Es increíble la cantidad de tiempo y energía que puedes gastar si dejas esto para la mañana siguiente, saldrás con el tiempo más apretado y con el stress un poco hasta el tope ya.

5. Pasan tiempo con la familia.

Tiempo más que en cantidad en calidad.

Es importante hacer un poco de tiempo para charlar con tu pareja, hablar con tus hijos, jugar con su perro o platicar con tus amigos y gente cercana. Pocas cosas te pueden llenar tanto de energía como una sana y positiva convivencia con los que más quieres y te quieren para cerrar el día. Eviten discusiones y temas escabrosos que lo único que te harán será alterarte más de lo que estabas al llegar y por consiguiente afectarás de manera muy importante tu sueño.

6. Se ejercitan.

Existe una creencia de que el ejercicio antes de acostarse puede impedir el sueño, pero la NSF de EEUU (Fundación Nacional del Sueño) encontró en un estudio realizado en el 2013 que el ejercicio siempre que pueda hacerse, incluso por la noche, ayuda a dormir mejor.

7. Se reflejan en las cosas buenas de la jornada.

Escribe un diario. Agradece tu día, a pesar de todo lo que hayas vivido.

Independientemente de lo mal que les haya ido en el día, las personas exitosas suelen romper con esta inercia negativa porque saben que esto sólo les creará más estrés.
Si llenas tu mente de gratitud, llenas tu vida de abundancia. Da gracias antes de dormir

8. Imaginan el éxito de mañana.

Dedican un tiempo a mirarse como en una "mini película" de lo que será su día siguiente. Pero ésta es una película feliz, en la cual se ven a sí mismos hermosos, bien arreglados y vestidos triunfando y transitando por cosas positivas a lo largo del día.

9. Meditan.

Induce la meditación al respirar adecuadamente, largo y profundo, concentrándote en cada parte de tu cuerpo, aflojando y tensando y aflojando tus músculos al respirar… respirando, siempre respirando.  Lleva ese oxígeno a tus células en tu meditación antes de dormir como si estuvieras purificándolas, limpiándolas de todas las toxinas del estrés del día y verás cómo te relajarás más rápido.

Si no duermes bien además de tener problemas importantes de salud en el corazón o diabetes, engordarás al padecer "jet lag" social de acuerdo a estudios de la universidad de Pittsburgh en Estados Unidos publicados en el Journal of Clinical Endocrinologo & Metabolism.

10. Planifican su sueño.

La gente exitosa normalmente se va a la cama a la misma hora todas las noches, es parte de su gran disciplina personal. El tener una hora similar a diario es un factor clave para tener un patrón de sueño saludable que lo hace enormemente reparador.

Dormir bien es un hábito que personas altamente exitosas valoran y privilegian. Hacen una prioridad en su vida.  el dormir lo suficiente es un gran reto cuanto más ocupaciones, responsabilidades o adicción tengas al trabajo.

Programan un reloj despertador considerando las horas de sueño que deben y pueden dormir. Lo ideal es ganarle al despertador y que este no sea muy estridente en su alarma.
¡Prohibido apagar el despertador para dormir unos minutos extras!"

Estos principios de la gente exitosa te apoyarán, además, a conservar tu salud y a reducir los riesgos de tener algún tipo de cáncer.

Richard Wiseman, profesor de psicología en la Universidad de Hertfordshire, hizo una advertencia típica sobre una nueva "epidemia de falta de sueño".

Tener menos de siete horas de sueño por noche es menos de lo recomendado y se asocia con una serie de problemas, incluyendo el riesgo del aumento de peso, ataques cardíacos, diabetes y cáncer,"…  Durante el 2014, investigadores en laboratorios alrededor del mundo han reportado entre otras cosas que el bien dormir mejora las oportunidades de sobrevivir en el caso de mujeres con cáncer de mama avanzado; poco sueño duplica la tasa de hospitalización en pacientes con problemas cardíacos; los niños pequeños que duermen menos comen más y presentan un mayor riesgo de obesidad; la pobre calidad de sueño está asociada con una aceleración del deterioro cognoscitivo en hombres mayores; un sueño de mala calidad activa genes que llevan a la depresión; el sueño fragmentado acelera el crecimiento de tumores; y la privación de sueño lleva a la perdida de células del cerebro.

Los epidemiólogos hace mucho han notado una relación de curva-U entre sueño y enfermedad. Las personas que normalmente duermen entre siete y ocho horas por noche tienen mejor salud.

La tasa de muerte crece no solamente cuando el promedio de duración del sueño se reduce a menos de siete horas, sino también cuando este aumenta más allá de ocho horas.
Por ello te recomendamos como una medida que está bajo tu responsabilidad, mejorar tus hábitos de sueño y descanso para reducir en un considerable porcentaje tus riesgos de perder tu salud.

Lic. T.S. Edith Pérez Velázquez
DIRECTORA DE PROONCAVI A.C.

www.prooncaviac.org

info@prooncaviac.org
10 HABITOS DE GENTE EXITOSA
PARA REDUCIR LOS RIESGOS
DE TENER CANCER
shape
ventas@innovaensalud.com  •  info@innovaensalud.com • 52 (664) 608 47 01