Es evidente que durante el embarazo se suscitan cambios en el organismo de la mujer. Las hormonas ejercen un efecto tanto anímico como físico, que se manifiesta con aumento de peso, aumento de volumen de sangre, disminución de la movilidad intestinal, entre otros.

Todos estos cambios generan en la mujer ansiedad, sobre todo en las mujeres primerizas, ya que se enfrentan por primera vez a una responsabilidad tan grande, como es el tener un hijo.

Las necesidades alimenticias durante el embarazo son determinantes para un nacimiento sano y feliz, sin embargo, llevar una alimentación adecuada implica tener el conocimiento de los mejores nutrientes, la cantidad adecuada y la variación de los platillos que se deben consumir durante ese tiempo.

También existen algunos alimentos que deben ser restringidos en esta época, como los azúcares refinados, alimentos grasosos, picantes, frituras y sobre todo los productos estimulantes como el café, el  té negro, los refrescos de cola, entre otros.

Estos últimos productos pueden ocasionar alteraciones en el bebé, ya que pasan la placenta, básicamente son niños que nacen muy nerviosos, irritables, llorosos y duermen poco, y de momento no se sabe qué tienen y estamos pensando que pueden ser cólicos, que está rosado o que le pica algo. El feto no tiene la capacidad de metabolizar la cafeína de forma rápida, así que permanece más tiempo en el cuerpo y debe restringirse, sobre todo en el último trimestre del embarazo. Otras drogas como el tabaco y el alcohol son también muy dañinas para el bebé y deben suspenderse.

La sal también es un producto que debe ser restringido, sobre todo en el último trimestre del embarazo, la retención de líquidos puede causar aumento de la presión arterial y poner en riesgo la vida del bebé y de la madre. A esto se une la presión que ejerce el bebé sobre las ingles y provoca que se inflamen las piernas. Para esto es recomendable colocar los pies elevados 3 veces al día durante 15 minutos procurando no ejercer presión sobre el abdomen.

La alimentación de la mujer embarazada debe ser variada, completa y nutritiva, no deben faltar las frutas, verduras, carnes, pescado, pollo, cereales integrales y deben existir dos colaciones al día, de preferencia con lácteos, yogurt, leche o queso.

Algún lácteo debe ser ingerido todos los días, por el aporte de calcio, sobre todo en el primer trimestre del embarazo ya que el bebé está en fase de formación y requiere fortalecer sus huesos.

El hierro es un elemento muy importante que el bebé toma de la madre en el último trimestre con mayor fuerza, aunque debe ser ingerido durante todo el embarazo. La mujer embarazada deberá estar preparada para el parto, o cesárea en su caso, con una cantidad suficiente de hierro en su cuerpo y no sufrir un estado anémico severo posterior al nacimiento. Invariablemente es necesaria la ingestión de hierro suplementario bajo la supervisión médica.

El ácido fólico también es un elemento importante durante el embarazo, pues contribuye a evitar malformaciones en el bebé en formación. Éste debe ser ingerido desde los primeros meses de embarazo.

Como se comentó anteriormente, la presión que el bebé  ejerce sobre las ingles y por consiguiente sobre el abdomen, hace que existan problemas en el tránsito intestinal produciendo estreñimiento, por tal motivo la dieta de una embarazada debe incluir una buena porción de frutas y verduras para que el contenido de fibra de estos productos contribuya a la digestión y contrarrestar el estreñimiento.

El peso adecuado que una mujer embarazada debe aumentar durante un embarazo normal es de 12 kilos, por esta razón se debe llevar una alimentación que no permita salir de este máximo, ya que puede ser muy perjudicial  para la madre y para el bebé. Es muy común que se diga que la embarazada debe comer por dos, sin embargo, se recomienda una ingesta moderada, con comidas no muy abundantes y de fácil digestión, para evitar las molestias abdominales propias de comidas muy abundantes.

Toda mujer durante su atención prenatal debe consultar con su nutriólogo el tipo de alimentación y la dieta específica para ella.

Alimentación
y Embarazo
Dra. Rosa Alicia Luna V.Gomez
shape
ventas@innovaensalud.com  •  info@innovaensalud.com • 52 (664) 608 47 01